Caries dentales en adultos: cómo detectarlas

caries en adultos

La caries dental no solo es un problema de los niños. Lo cierto es que en ninguna de las etapas de la vida nos libramos de padecerlas. Posiblemente, las caries en adultos sea uno de los problemas que más dejamos avanzar por su desconocimiento. Algunos de sus síntomas pueden pasar inadvertidos, pero ¡cuidado!, los problemas que puedes tener si no las trata un especialista no te van a gustar nada.

Sufrir de caries dentales en la edad adulta está estrechamente relacionado con los hábitos de higiene dental que se tengan, los alimentos que se ingieran o incluso la pasta de dientes que se utilice. Por ello es tan importante aprender a seguir unos buenos hábitos de higiene desde una temprana edad. Educar a un adulto ya es algo más complicado.

Una caries dental es la destrucción de los tejidos de los dientes por la presencia de ácidos que han causado las bacterias depositadas en la superfie dental. En otras palabras, las baterias que se acumulan en los dientes por una mala higiene pueden perforar los dientes y, si no se acude al dentista, estos orificios en los dientes pueden volverse más grandes y profundos progresivamente causando la pérdida de la pieza dental.

Etapas de una caries dental

Una caries también pasa por distintas fases en su vida. Comienza con simples manchas blancas en la pieza dental que pueden corregirse con unos buenos hábitos de higiene, y puede acabar con la pérdida del diente, algo que podría haberse evitado visitando regularmente al dentista.

Manchas blancas en el diente

La primera fase de la caries dental puede detectarse al ver zonas blancas en la superficie del diente. Esto es síntoma de que el diente está perdiendo sus propiedades y las bacterias están acumulándose causando el deterioro del esmalte. Estas manchas, a medida que avanza la caries, se vuelven negras.

En esta primera fase todavía sería posible acabar con ella siguiendo el tratamiento adecuado de tu dentista. Un correcto cepillado o el uso de fluor podría evitar que la caries continúe desarrollándose.

El esmalte comienza a romperse

La placa bacteriana comienza a agujerear la superficie del diente. La remineralización de los dientes ya no puede restablecer correctamente el esmalte, por lo que este comienza a romperse.

En esta etapa, la reparación sería todavía superficial y un profesional podría detener el proceso antes de que el problema agrave y la caries llegue a capas más profundas.

Deterioro de la dentina

La caries continúa deteriorando el esmalte y hay peligro de que dañe la dentina. La dentina es la parte del diente que se encuentra entre en esmalte y la pulpa. En esta etapa, la persona perjudicada ya comienza a notar una molestia en la boca. Tu diente te está pidiendo a gritos que visites a tu dentista. En este punto, probablemente necesites un empaste para restaurar el diente.

El daño llega a la pulpa

La pulpa dentaria se considera el centro del diente. Es el tejido que forma la estructura interna y que contiene nervios y vasos sanguíneos. Si la pulpa de un diente se infecta de estas bacterias, se forma un líquido que mata los vasos sanguíneos y los nervios del diente.diente

En esta cuarta fase ya comienza el dolor persistente, o el conocido “dolor de muelas”. Es, generalmente, en este punto cuando el paciente acude al dentista. Tarde, como verás, porque la caries ya está avanzada y no puede solucionarse con solo una buena higiene dental.

La caries llega a la raíz del diente

La infección alcanza la raíz del diente y existe riesgo de infección de los huesos adyacentes. Se produce lo que se conoce como flemón o absceso dental, una inflamación muy dolorosa por la acumulación de pus. La lengua y encías se inflaman y los dientes se vuelven muy sensibles al frío y calor.

La solución en este punto es realizar una endodoncia, comúnmente conocida como matar el nervio. Es un tratamiento mediante el cual se elimina la pulpa dental, que es el tejido que contiene los nervios y los vasos sanguíneos del diente.

Pérdida del diente

Si llegados a este punto, la persona perjudicada todavía no ha recibido tratamiento, la caries habrá destruido al diente. En esta situación resulta imposible salvar la pieza dental. Un problema que podría haberse evitado con una buena higiene dental y acudiendo al dentista con regularidad.

En estos casos, si el paciente quiere recuperar su pieza, tanto por motivos de salud como estéticos, tendrá que recurrir a los implantes dentales.

Quizá estés interesado en: Implantes Thommen: sonrisa perfecta en solo 3 semanas

Cómo detectar una caries dental

Para no tener que llegar a la pérdida de una pieza dental, hay algunos síntomas que pueden ayudarte a detectar si sufres de una caries dental en tu boca.

Dolor o molestia

El síntoma más conocido y evidente es la molestia y dolor en la boca. Las molestias son siempre síntoma de que algo no va bien, sobre todo si persiste y el dolor aumenta en intensidad.

Rotura o agujeros en los dientes

 La caries dental debilita el esmalte, lo que hace que el diente pierda fuerza y pueda romperse fácilmente, por ejemplo, masticando.

Los agujeros suelen ser más dificiles de dectectar, ya que en sus inicios son muy pequeños. Sin embargo, si nos llama la atención algun agujero, por pequeño que sea, visita a tu dentista para que pueda determinar si se trata de una caries.

Sensibilidad dental

Sentir sensibilidad con alimentos fríos o calientes puede indicarnos que estamos ante el incio de una caries. Una visita al dentista te sacará de dudas. Si, por suerte, no es una caries, tu dentista podrá aconsejararte algun otro tratamiento para acabar con esa molesta sensibilidad en los dientes.

Halitosis o mal aliento

El mal aliento puede ser otro de los síntomas para detectar la caries dental. Las bacterias que se acumulan en la boca provocan mal sabor de boca y, por tanto, mal aliento.

Infección o flemón

Cuando la infección ya ha llegado a la raíz del diente se produce un bulto en la encía por la acumulación de pus. Esto se conoce como absceso o flemón dental.


Conocer y detectar estos síntomas puede resultarte muy útil para poner solución rápidamente a una caries. Pero no olvides que la caries dental es un problema que puede evitarse con una buena higiene dental y acudiendo al dentista con regularidad.

Si quieres saber cómo seguir unos correcto hábitos de higiene bucodental o necesitas conocer cualquier otra información sobre tratamientos, implantes dentales, novedades del sector o consejos, visita nuestro blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *