Menú navideño: incluye la salud bucodental

Diciembre está impregnado de ambiente festivo por todos los eventos sociales a los que asistimos. Cenas, comidas, meriendas, fiestas… la Navidad es tiempo de disfrutar aunque no nos podemos olvidar de la salud bucodental que hemos mantenido durante todo el año. Por este motivo, desde Clínica Beltrán queremos que tengas presente más que nunca la higiene bucal estas navidades.

Probablemente, no te hayas parado a pensar en todas las consecuencias hacia tu salud bucodental que ciertos alimentos, bebidas, especias o snacks ocasionan cuando los consumimos en Navidad. Durante un mes entero, diciembre concretamente, nos pasamos muchas horas alrededor de una mesa. Muy a menudo en esta época, y esto te podrá sonar, enganchamos la comida con la merienda y luego, la cena. Y casi nos olvidamos de nuestros hábitos de limpieza de nuestra boca.

Menú Navideño: ¿y nuestra salud bucodental?

La mayoría de los españoles nos caracterizamos por el amor incondicional hacia la comida en abundancia. Diciembre es nuestro mes y la Navidad nuestra mayor excusa para comer sin tener remordimientos. Vamos a pararnos un momento a ver cómo afectan los alimentos que solemos ingerir estos días. Hay consecuencias negativas pero también hay de muy positivas Empezamos.

Entrantes

En muchos hogares, el momento previo a los platos fuertes no pueden faltar. Muchas veces, con la cantidad de alimentos que hay encima de la mesa ya podríamos darnos por comidos o cenados. Pero nos encanta comer así que… ¡no podemos hacerles un feo!

Embutidos.  Los embutidos con gran cantidad de grasas saturadas nunca serán buenos para nuestra salud y, por lo tanto, tampoco para nuestra salud bucodental. Se deben consumir de manera ocasional ya que provocan problemas a nuestro sistema cardiovascular y también a nuestra salud en general.

Quesos. Si hay embutido, probablemente habrá queso en nuestra mesa en Navidad. El queso está compuesto en su gran mayoría de lactosa. Los lácteos tienen un gran contenido de calcio y este ayuda a fortalecer nuestra dentadura. Algunos estudios han demostrado que consumir lácteos, en concreto, un vaso de leche después de cada comida puede prevenir la aparición de caries.

Marisco. Esto, o te gusta o lo detestas. Queremos que sepas que el marisco en general contiene mucho fósforo. Este mineral, junto al calcio, es muy beneficioso para fortalecer los dientes y nuestros huesos. Por lo tanto, y sin abusar, comer marisco en Navidad tiene un punto positivo para nuestra salud bucodental.

Platos principales

Caldos. En invierno lo que más nos apetece es una buena sopa caliente. La Navidad, muchos la celebramos con un buen plato de sopa, caldo o derivados. Este tipo de alimentos a altas temperaturas afectan a nuestra salud bucodental porque nos pueden provocar sensibilidad en nuestros dientes. No debemos abusar de alimentos con temperaturas extremas, ni bajas ni altas. Como curiosidad, los caldos muy calientes nos pueden disminuir de manera significativa el nivel de saliva. Esto supone que nuestra dentadura está más expuesta a desarrollar caries.

Carnes. Los alimentos duros y densos afectarán a nuestra dentadura siempre. Las personas que lleven dentadura postiza, por ejemplo, deberían evitar este tipo de comida ya que forzará el sistema que lleva incluido en la boca. Las personas que no llevan dientes añadidos igualmente deben estar alerta. Si durante el año no ha mantenido una salud e higiene bucodental apropiada, hacer un esfuerzo para masticar, romper o estirar un alimento duro puede provocar rotura o fracturas en cualquier elemento dental. Si esto pasara, en Clínica Beltrán tenemos las soluciones para la pérdida de dientes.

Pescado. Igual que el marisco, el pescado tiene alto contenido en fósforo y esto tiene beneficios para nuestros huesos y, por supuesto, para nuestra dentadura. El pescado azul, por ejemplo, tiene un gran contenido en Omega 3 que nos ayuda a prevenir complicaciones en nuestra salud bucodental como puede ser la periodontitis.

Postres

Para los amantes del dulce, la Navidad es la excusa perfecta para ponerse las botas. Turrones, bombones, tartas, carbón, chucherías, mazapanes… Comer azúcar sin abusar, no es un problema. El problema llega cuando ingerimos una cantidad elevada de alimentos azucarados y nuestra salud bucodental se resiente. El exceso de azúcar provocará a corto, medio y largo plazo posibles consecuencias como: caries, acidez en tu boca, aumento de bacterias, fracturas en tus dientes e implantes, inflamación de las encías…

 

Con todo esto no queremos que dejes de disfrutar de una buena comida o cena en Navidad. Ni de alguna copa mientras brindas con tus seres queridos. Desde Clínica Beltrán deseamos que pases una feliz Navidad con tus seres queridos y que no te olvides de tu higiene bucodental.

Además, por si aún no te has parado a pensar en los fantásticos propósitos para Año Nuevo, nosotros ya hemos pensado algunos por ti en nuestro blog. Por encima de todo queremos que tu salud bucodental siempre esté perfecta y que la tengas en cuenta en todas las épocas del año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *