Todo lo que necesitas saber sobre la Ortodoncia Invisalign

invisalign

La ortodoncia Invisalign es todavía un tratamiento desconocido para muchos pacientes. Es normal que surjan dudas, por lo que en este artículo vamos a tratar de responder las preguntas más frecuentes sobre este tipo de ortodoncia.

¿En qué consiste la ortodoncia Invisalign?

La ortodoncia Invisaling consiste en un sistema de fundas transparentes fabricadas a medida para cada paciente que van reajustando los dientes poco a poco. Se trata de un tratamiento mucho más cómodo para el paciente que los brackets, no solo por sus evidentes ventajas estéticas, sino porque se pueden extraer cuando lo necesites y, como tienen un ajuste perfecto, te permite hablar, reir y masticar cómodamente.

Esta ortodoncia se está extendiendo cada vez más entre los adolescentes y adultos por sus numerosas ventajas, especialmente las estéticas.

¿Cómo consigue este tratamiento alinear los dientes?

Los alineadores se cambian cada dos semanas para que los dientes se vayan alineando de forma gradual. Estos ejercen unos movimiento sobre los dientes que consiguen llevarlos a la posición correcta.

Para realizar los alineadores tomamos impresiones con un escáner intraoral, sin necesidad de utilizar las típicas muestras hechas con pasta y sabores desagadables. Este escáner de alta definición utiliza un pequeño sensor que escanea la boca y une las imágenes para crear una réplica excata de la boca.

¿Cuánto tiempo suele durar el tratamiento?

La duración del tratamiento depende de cada paciente, pero suele oscilar entre los 12 y 18 meses. También dependerá de la constancia y compromiso que tenga el paciente para cumplir con los tiempos. Es decir, es recomendable llevar el aparato puesto unas 22 horas al día. Solo de este modo conseguiremos los resultados deseados y en el tiempo previsto.

Podrás retirarte el aparato cuando quieras, pero se recomienda solamente durante las comidas y para lavarlo.

¿Cómo tengo que limpiarlo?

ortodoncia

Es importante que tengas una cuidadosa rutina de limpieza, al igual que tendrías con los brackets. Pero no solo del aparato, sino también de tu boca. Por mucho que limpies el aparato, si no te lavas bien los dientes después de cada comida ensuciarás también el aparato. Además, como se ajustan perfectamente a tus dientes, cualquier resto de comida contribuirá a teñir los dientes e incluso favorecer a la aparición de caries.

Mantenerlo limpio y transparente es muy sencillo. Puedes usar un cepillo de dientes de cerdas suaves para no rayar el alineador y pasta de dientes, pero cuidado que no sea abrasiva.

¿La ortodoncia Invisalign duele?

Comparado con otros tratamientos de ortodoncia como por ejemplo los brackets, Invisalign tiene unas molestias mínimas. Lo único que notarás es una ligera presión en los dientes al cambiar un aligner por otro nuevo. Es necesario cambiarlo cada dos semanas para que tus dientes se vayan alineando gradualmente.

Además, otra de sus ventajas es que tienen un ajuste perfecto, por lo que no notarás ningún impedimento a la hora de hablar o masticar. Con este tratamiento se acabaron las molestias a la hora de la comida que tan desagradables son con los brackets.

¿Qué hago con los antiguos Invisalign?

No los tires. Si pierdes los nuevos, tu ortodoncista puede tardar unos días en hacerte unos nuevos. Mientras tanto, usar tu último conjunto de alineadores es la única manera que tendrás de evitar que tus dientes se muevan y esto retrase el tratamiento.

Para evitar perderlo, intenta llevar siempre contigo el estuche para cuando tengas que quitártelo. Al ser transparentes puede resultar muy fácil perderlo si lo dejas en cualquier sitio.

¿Qué pacientes pueden empezar este tratamiento?

El 95% de los casos se puede solucionar con Invisalign. Se puede comenzar a usar a partir de los 11-12 años, o desde que el recambio dental está prácticamente finalizado. Es decir, cuando se hayan cambiado casi todos los dientes de leche por los definitivos.

Los únicos pacientes que no pueden optar a este tratamiento son aquellos que tienen un problema que no se limita a la posición o alineamiento de los dientes, sino que es de mayor amplitud. Por ejemplo, cuando los huesos de la mandíbula y el maxilar no son congruentes. Estos problemas no se solucionan moviendo solo los dientes, sino que requieren una intervención quirúrgica.

¿Y cómo me aseguro de que no se me volverán a mover los dientes?

No hay de qué preocuparse. Tendrás visitas periódicas a tu clínica dental cada 6 u 8 semanas para hacer un seguimiento completo del progreso y, una vez termines tu tratamiento, te daremos unos retenedores que puedes usar por la noche para mantener los dientes en su sitio siempre.


¿Todavía tienes dudas? Entonces puedes ponerte en contacto con nosotros para conocer más a fondo la ortodoncia Invisalign, o cualquier otro tratamiento en el que estés interesado/a.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *