Tipos de dentistas: más allá de la caries

Tipos de dentista y médico de los dientes

Reconozcámoslo, ser dentista no es una profesión sencilla. El mundo de la odontología está lleno de desafíos y, cuanta más cultura y conocimiento sobre este mundo, más labores descubres. A medida que profundizas en la profesión te das cuenta de que el antiguo binomio de ver al dentista como el “médico que cura las caries” es tremendamente superficial y erróneo ya que hay muchos tipos de dentista.

De la misma forma, la formación de un odontólogo no es corta y tiene razones de sobra para no serlo. Los dentistas no solo se centrar en reparar tus piezas dentales como si fuese una especie de albañil en miniatura. También debemos conocer las últimas técnicas, cuidado de las encías, cirugía, lengua, nervios, músculos, huesos, mucosas y todo el conjunto que engloba esta zona del cuerpo y los efectos generales que causa. Dicho de otro modo, somos los especialistas de una de las zonas más complejas del organismo humano.

 

La sociedad y los distintos tipos de dentista

Aunque parezca mentira, los primeros dentistas tratan de cerca de 3.000 años antes de Cristo. Eso es mucho tiempo lo mires por donde lo mires. Se puede decir que los dentistas llevamos siglos especializándonos en tratar el dolor de muelas y reparando los dientes de reyes, campesinos o guerreros. Parece una labor importante.

Por supuesto, las técnicas van mejorando y hoy en día nos encontramos con un tremendo avance científico que nos permite conocer más y mejor el cómo ayudar a mejorar la vida de los demás. A su vez también nos encontramos con una población cada vez más longeva, lo que abre paso a nuevas afecciones y desafíos que el dentista deberá afrontar y solucionar.

Literalmente, no nos da el día para exprimir todos los aspectos y avances relacionado con el cuidado de los dientes. Por eso, las especialidades van surgiendo y los campos se amplían sin parar. Vamos a mostraros la cantidad de campos y labores que somos capaces de resolver dejando la famosa caries solo como una afección más.

Endodoncista: el médico de la caries

La labor más popular dentro del mundo de la ortodoncia. La endodoncia acomete la mayoría de acciones sobre los dientes a nivel de reconstruir piezas dañadas sustituyendo el esmalte o marfil con elementos inertes. El Endodoncista interviene las odiosas caries evitando que vayan a más, y si las combinamos con otras ramas como la odontología, conseguiremos que nuestros dientes estén perfectos. Aún así, quedan muchos tipos de dentista más por descubrir.

Periodoncia y el cuidado de las encías

Si somos capaces de cuidar nuestros dientes, tanto o más hemos de tener cuidado con los tejidos que los sustentan. Los peridoncistas se ocupan de las enfermedades que afectan a encías, hueso alveolar y ligamentos periodontales.

Recuerda que ante un mal estado de estos elementos, las piezas dentales pueden perderse independientemente de en qué buen estado estén. Más vale que mantengamos nuestras encías bien cuidadas.

Odontología estética y preventiva

Cuando parecía que con una especialidad ya tenemos todo controlado nos damos cuenta de que esto empieza a crecer sin parar. La odontología estética estudia en parte la apariencia de nuestros dientes. Unos dientes bien alineados y cuidados no es tarea fácil, y sobre todo, no es rápida.

Aquí intervienen por ejemplo los estudios que idean los aparatos para alinear nuestros dientes, protegerlos y prevenir afecciones de otros tipos. La limpieza dental, la ortodoncia, el pulido y el blanqueamiento dental son algunos de sus campos más populares, ¡pero no los únicos!

Implantología oral

Ya no nos basta con cuidar nuestros dientes y mantenerlos en un perfecto estado. Queremos más, y si hemos tenido la mala fortuna de perder alguna pieza dental, ya nos falta tiempo para quererla de vuelta.

La implantología dental u oral busca reponer los dientes perdidos con soluciones duraderas y resistentes. Como podéis imaginar hay mucha ciencia detrás de esto y los años de investigación no dejan de maravillarnos con nuevas soluciones y alternativas.

No hay que olvidar tampoco a los técnicos protésicos dentales. Esos especialistas que crean para ti esa nueva pieza y que trabajan con los métodos más punteros para que no haya el más mínimo error. ¿Sabías que en estos procesos necesitas el trabajo cuidadoso de más varios tipos de dentista? Esa es una de las razones de su coste y complejidad.

La Gnatología: cuidando tu mandíbula

La odontología se centra generalmente en el cuidado de tus dientes y piezas dentales ante agresiones externas, pero ¿qué sucede cuando es el mal uso de parte del organismo lo que genera dolores y deterioro de nuestros dientes?

La Gnatología es la especialidad que estudia el movimiento de la mandíbula y el cierre correcto de los dientes. Aquí se incluyen, además de las piezas de hueso, los nervios, articulaciones y músculos que dan movimiento a la boca del paciente.

Casos como el bruxismo o el trastorno ATM requieren un estudio y diagnóstico adecuado para evitar que tus dientes salgan mal parados, y esto pasa por una serie de tratamientos que favorezca el buen funcionamiento de tu mandíbula. Además, el cierre correcto de tus dientes (oclusión) es muy importante de cara a mantener una perfecta alineación y un aspecto visual sano y saludable.

Patología bucal

La patología bucal entra un poco más en la medicina para investigar y analizar las afecciones y enfermedades de la cavidad oral, maxilar, mandíbula, órganos dentarios y la relación que puedan tener con otros problemas sistémicos. Es un campo que trasciende un paso más allá del  cómo se encuentran nuestras piezas dentales.

Hablamos de unos auténticos médicos de la boca que estudian todos los procesos y enfermedades relacionadas con otras partes del organismo. No es para nada sencillo y se diferencia bastante entre estos tipos de dentista.

Cirugía maxilofacial

Aunque no sea exclusivo del tratamiento de la boca, el maxilofacial es un médico especializado en la estructura craneal y con infinidad de labores distintas como el tratamiento, diagnóstico y cirugía de la boca.

Una variedad demasiado extensa para comentarla por encima, pero se encarga de situaciones complejas que puedan entrar dentro del campo de cirugía. De hecho, en muchos países se requiere previamente la formación de odontólogo. Buena señal de que esta especialidad requiere una formación cuidadosa propia de su responsabilidad.


Como podemos ver el campo de la ortodoncia no es para nada sencillo. Vale la pena conocer la infinidad de factores que intervienen y la extensa formación profesional requerida. Poco a poco nos vamos dando cuenta que las caries son el menor de los contratiempos.

Queda decir que cuando te rodeas de buenos profesionales y con una prevención adecuada puedes evitar tener que conocer en persona a la mayoría de estos tipos de dentista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *