Conoce los riesgos del blanqueamiento dental casero

limón y bicarbonato para blanqueamiento

Con el paso de los años, la pérdida del color blanco y del brillo de las piezas dentales se vuelve inevitable. Esto es debido a la composición y el esmalte, que poco a poco van sufriendo alteraciones. También, junto con este proceso natural, influyen otros factores como el tabaco, el café o el vino.

La sonrisa es casi nuestra mayor carta de presentación. Es normal que queramos darle los mejores cuidados y basta con una simple búsqueda en Internet para darse cuenta de que hay un sinfín de remedios caseros que prometen mejorar el tono de los dientes.

Pero, ¡cuidado!, aplicar productos en el esmalte de manera descontrolada y sin consultar previamente a un dentista puede tener efectos muy perjudiciales e irreversibles sobre tu esmalte.

Sin lugar a dudas, lo más eficiente y recomendable es seguir las indicaciones de un profesional. Él sabrá cual es la causa de la coloración y, por tanto, podrá ofrecerte la mejor solución para conseguir una sonrisa más blanca. Dependiendo de la causa de las tinciones y del esmalte a tratar, aplicará un tipo de blanqueamiento u otro.

En este post te contamos por qué no deberías fiarte de estos métodos caseros y cuál es el procedimiento correcto a seguir si quieres mejorar el blanco de tus dientes.

Blanqueamiento casero: por qué no es recomendable

Aun cuidando el cepillado de dientes, una persona puede ver como sus dientes van perdiendo color a medida que pasa el tiempo. Cuando esto sucede, muchas personas recurren a métodos poco recomendables para mejorar el aspecto de sus sonrisa, como los productos blanqueantes vendidos en farmacias o los blanqueamientos dentales caseros sin ningún control odontológico.

¿Sabías que el esmalte dental es el único tejido del cuerpo humano que no se reproduce? Teniendo en cuenta que es la capa más superficial del diente y que, por tanto, la parte visible cuando sonreímos, es muy importante darle un cuidado especial y no recurrir a blanqueamientos rápidos y baratos sin conocer el origen de la tinción.

Quizá, una vez realizado el tratamiento blanqueador en una clínica, el dentista te recomiende algunas prácticas o productos para prolongar los efectos y obtener mejores resultados. Solo entonces podrás estar seguro de que no vas a dañar el esmalte de tus dientes.

Pincel dental blanqueador

Estos pinceles los puedes encontrar en las farmacias y suelen prometer que eliminan las manchas y no dañan el esmalte. Normalmente, estos productos son poco efectivos porque la concentración de agentes blanqueadores es muy baja.

Métodos caseros

Estos métodos son los más peligrosos. Son remedios naturales que prometen los mismos resultados que el tratamiento realizado por profesionales: el uso de productos como bicarbonato, limón, vinagre, etc.

Estos remedios no solamente son poco efectivos, sino que resultan muy peligrosos para la salud de la boca porque pueden provocar fácilmente una erosión o el desgaste del esmalte, que es irreversible.

¿Qué debo hacer entonces si quiero unos dientes más blancos?

 

blanqueamiento dental

 

Antes de realizar algún tipo de blanqueamiento, el paciente debe de conocer cuál es la causa de su coloración. Es decir, si se debe a causas externas como las manchas provocadas por malos hábitos como fumar y los alimentos que ingerimos como el café y vino; o por el contrario, se debe simplemente a que el propio esmalte es más oscuro de lo que gustaría.

Para el primer caso -las manchas causadas por agentes externos-  lo que está indicado es una limpieza dental profesional que elimine esas tinciones. Lo que ocurre es que esta “suciedad” está pegada y solo un profesional puede eliminala. En este caso, un blanqueamiento no tendría ninguna efectividad, y menos si se trata de uno casero.

Si el problema es realmente de color intrínseco y requiere un blanqueamiento, indudablemente los más indicados son los que te ofrece una clínica dental, donde utilizan productos con concentraciones mucho mayores, se aplican de forma controlada, con protectores específicos para la encía y activados por luces led o láser.

También es importante conocer que algunas tinciones no se pueden solucionar con un simple blanqueamiento. Por ejemplo, las causadas por algunos antibióticos como la tetraciclina, que se conoce que produce una tinción permanente en los dientes.

En estos casos se requieren tratamientos restauradores como las carillas de porcelana, pequeñas láminas que camuflan la pieza dental y que proporcionan un aspecto más estético.


Ponerse en manos de profesionales es el mejor remedio para blanquear los dientes. Al fin y al cabo, no solamente se trata de una cuestión estética, sino que dejarse llevar por mitos y malas prácticas puede causar efectos irreversibles al esmalte de tus dientes y, por tanto, a la salud de tu boca.

Además, con el avance de la tecnología, tener una sonrisa más blanca es ahora más accesible que nunca. Con el blanqueamiento ZOOM puedes conseguir blanquear tu sonrisa hasta seis tonos con una sola sesión de una hora. Noelia Yago es la especialista y encargada en aplicar este tratamiento en la Clínica Beltrán.

Si quieres saber más, consulta: ¿conoces en qué consiste el blanqueamiento dental ZOOM?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *