La halitosis, un mal que afecta al 25% de la población española

Halitosis ¿Como combatirla?

Es un problema común en una gran parte de la población. Aproximadamente diez millones de personas sufren de mal aliento o “halitosis” en España, un hecho que viene precedido del hecho de que las personas cada vez tienen menos tiempo para realizar sus actividades.

Esto provoca que existan malos hábitos en cuanto a lavarse los dientes, lo que recordamos que es una de las primeras causas para desarrollar diferentes enfermedades bucales que pueden derivar en otras mucho más graves.

La Halitosis, esa gran asignatura pendiente

Este tren de vida tan rápido hace que haya veces en las que comemos muy rápido y sin importarnos la comida, solamente que nos las sirvan al momento porque tenemos prisa para seguir realizando otras actividades en nuestra vida diaria: trabajar, ir de compras, pasear al perro… Y claro, olvidamos algo tna importante como esas tareas, la higiene bucodental.

Con ello, te recomendamos llevar siempre un minikit de limpieza bucal allá donde vayas a comer, así no tendrás excusa para hacerlo.

El mal aliento puede hacer que la tarea de tener reuniones cara a cara con la gente sea una odisea ya que, quien lo padece conoce que lo padece y su interlocutor, también. No es un problema muy grave, pero es un problema que hay que tratar una vez aparece porque puede dificultar tu vida diaria y afectar a la autoestima con lo que ocasionar alguna enfermedad de carácter psicológico.

¿Cómo mejorar el mal aliento?

En Clínica Beltrán pretendemos ayudarte, para ello vamos a darte una serie de consejos para que puedas mejorar el mal aliento:

A través de la alimentación:

– Tomar alimentos que provoquen la estimulación de la producción de glándulas salivales: La saliva es la forma que tiene la boca de protegerse de los males, el mal aliento a veces es provocado por su disminución por lo que ingerir alimentos que contengan un alto porcentaje de agua puede ayudar a prevenir y a mejorarla. Algunos de los alimentos que te proponemos tomar son la sandía, el pepino, los espárragos, y los cítricos como la naranja, el limón y la lima que pueden favorecer la secreción de saliva.

– Alimentos con gran porcentaje de clorofila: La clorofila tiene propiedades refrescantes que ayudan percibir una sensación más fresca en la boca.

-Aumentar el consumo de té verde: Las propiedades intrínsecas del té verde son perfectas para inhibir la halitosis. La infusión contiene muchos antioxidantes por lo que ello ayudará a disminuir la creación de bacterias en la boca.

– Beber mucha agua: El agua es indispensable para una buena hidratación y para estimular la secreción salival.

-No ayunes: No tomar nada durante el día o saltarse alguna de las comidas aumenta las probabilidades de sufrir el mal aliento, ya que así, no permites que la saliva realice su función natural de limpieza.

A través del tratamiento odontológico:

El tratamiento de la halitosis tiene como objetivo disminuir la cantidad de bacterias que se encuentran en la lengua y que ocasionan el mal olor, así como a hacer desaparecer los restos de comida que pueden ayudar a ocasionarlos.

Para ellos entre algunos agentes usados en el tratamiento se encuentra la Clorhexidina a baja concentración 0.05%, el Cloruro de Cetilpiridinio y Lactato de zinc. Estas sustancias han demostrado ser efectivas con la reducción de variables asociadas a la halitosis.

En el hogar, los elementos que son necesarios para combatir el mal aliento son tres básicos: Un cepillo, una pasta de dientes con clorofila y una limpieza correcta de la lengua (Limpiador lingual y colutorio para hacer gárgaras alcanzando la parte posterior del dorso lingual).

Alimentos que producen el mal aliento

Si has leído todo y aún te quedan dudas sobre los alimentos que si o si debes tomar o no tomar aquí te dejamos una lista de alimentos que no debes tomar si quieres que tu boca siempre esté fresca. Se trata de un listado de alimentos que se caracterizan por ser demasiado ricos en azúcar, contener especias o tener un índice de acidez elevado. Del mismo modo, los alimentos ricos en azufre también provocan este desagradable efecto.

Ajo

Puede que sea uno de los alimentos básicos de la dieta mediterránea junto al aceite, pero, aunque tiene muchos beneficios para nuestro organismo, uno de ellos no es el buen aliento que nos deja. Esto es debido a la gran cantidad de sulfatos que tiene. Si queremos tener una boca más agradable, hay que limitar su consumo.

Brócoli

Su nombre de artista chino de artes marciales, enmascara uno de los alimentos ricos en azufre que al igual que pasa con la col o la coliflor, al digerirse el mal olor se transmite a través del organismo, pasando por la sangre y los pulmones con lo que se puede llevar el mal olor durante horas y horas. Es recomendable lavarse bien los dientes tras haber consumido este tipo de alimentos.

Cebolla

Al igual que sucede con el brócoli al ser un alimento con grandes cantidades de azufre, libera también la sustancia que nos puede provocar el mal aliento. Suele parecerse más al ajo en cuanto al olor. Si vas a comer, mejor que sea frita o que haya pasado algún proceso de cocinado antes de ser consumida.

Lácteos

La proteína lactosa hace que se acumulen en la lengua y los dientes los aminoácidos y las bacterias que se encuentran en la boca los convierten en elementos sulfúricos, que provocan el mal aliento. Digamos que se trata de un trabajo en equipo.

Legumbres

También suelen generar mal aliento. En el caso de las legumbres, el mal aliento es ocasionado por la manera en la que se cocinan. Si es tu caso, y las legumbres te provocan mal aliento, intenta prepararlas en ensaladas, los guisos suelen tener una mezcla de ingredientes más fuerte, y no favorece.

Café

No te pases con la dosis diaria de cafeína. El café, provoca deshidratación, un entorno muy favorable para las bacterias, ya que la producción de saliva disminuye. Todo esto puede provocar mal aliento. Intenta tomar un vaso de agua, después de cada taza de café, puede ayudarte a prevenir la halitosis.

Alcohol

No todo el alcohol es eliminado a través del hígado. Parte del alcohol va a parar al torrente sanguíneo a través de la membrana mucosa. Otra parte se elimina a través del sudor, la orina o el aliento. Además, el alcohol reseca la boca y provoca halitosis temporal.

Jugo de piña

Su aroma y su sabor es dulce, sin embargo, al tratarse de un alimento muy ácido también favorece la aparición de bacterias en la boca y reduce la producción de saliva, por lo que el aliento que nos deja no es el mejor.

Zumo de tomate

Los alimentos muy ácidos, como el zumo de tomate, facilitan la aparición de bacterias en la boca que producen un aliento con olor similar al azufre.

Atún en conserva

El atún en conserva contiene un fuerte olor que también se mantiene en nuestro aliento después de consumirlo. Seguro que alguna vez lo has notado…

Si te ha gustado  la entrada no te olvides visitar otras como Consejos para mantener tus dientes limpios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *