Primera visita dental: Claves para el éxito

primera visita dental

Habitualmente compartimos ideas, sugerencias, trucos e información sobre cómo ayudar a los niños a tener sonrisas sanas de por vida. En este artículo, analizamos 5 consejos para preparar la primera visita dental de tu hijo.

Consejos para preparar la primera visita dental de tu hijo

¿Tienes niños pequeños con dientes pequeños en tu casa o los estás esperando? ¿Eres profesor o cuidador de bebés, niños pequeños o niños de preescolar? Aquí tienes 5 grandes consejos que puedes compartir con los padres o con los peques ahora mismo para ayudar a que los más pequeños aprendan a tener en cuenta el cuidado de sus dientes y tengan una gran experiencia en las visitas de control dental.

Primer diente o primer cumpleaños = Primera visita dental

¿Te estás preguntando cuándo debería ser la primera visita dental de tu hijo? No estás solo. Nos hacen esta pregunta muy a menudo.

Los primeros meses y años de los bebés y niños pequeños están llenos de novedades. El mejor momento para la primera visita dental es cuando aparece su primer diente o justo antes de su primer cumpleaños. Mientras que algunos pediatras se encargan de hacer un chequeo básico en la boca, los dentistas están entrenados para identificar inmediatamente cualquier problema potencial que pudiera surgir con el crecimiento y desarrollo de la mandíbula y el paladar blando. Los dientes de leche son más porosos y susceptibles a la caries que los dientes de un adulto, por lo que la intervención temprana es fundamental para ayudar a garantizar que esos dientes pequeños se mantengan sanos.

Si tu hijo es un poco más mayor y aún no ha tenido su primera visita dental, nunca es demasiado tarde. Llévalo a tu dentista lo antes que puedas.

También recomendamos que los padres empiecen a cepillar los dientes de sus hijos tan pronto como les empiecen a salir, usando un cepillo de cerdas suaves o adaptado a bebés y agua corriente. La forma más fácil de crear unos hábitos de cepillado de dientes saludables y duraderos es empezar temprano y ser constante.

¡Hablemos de dientes!

Nunca es demasiado pronto para empezar a presentar a los niños el cepillado dental y la salud bucal. El mejor momento para comenzar es antes de la primera visita dental de su hijo. A los niños les encanta aprender sobre sus cuerpos y les encanta sonreír, tocar y explorar cosas nuevas.

Muchos padres y cuidadores juegan a enseñar a los niños a señalar sus propios ojos, nariz u ombligo. ¿Por qué no añadir “dientes” y “lengua” a esa lista? También hay montón de libros, juegos, actividades, canciones e incluso apps para bebés y niños que pueden ayudar a enseñar a los más pequeños sobre los dientes, el cepillado de dientes, los dentistas y las sonrisas saludables. Cuanto más cómodos estén con la boca y los dientes, más fácil será la primera visita dental de tu hijo.

¿Tienes algún truco especial como padre/madre, educador o profesional odontológico? Cuéntanos, nos encanta aprender cosas nuevas.

La práctica hace al maestro

El cepillado dental es una parte importante de nuestros hábitos diarios de cuidado personal y aseo, y al igual que otros hábitos, los bebés y niños pequeños aprenden a medida que se vuelven más independientes. Una excelente manera de introducir a los más pequeños en el cepillado de dientes es convertirlo en una actividad muy agradable del día. Los padres y hermanos pueden cepillarse los dientes “juntos” con los pequeños. Sin embargo, es importante señalar que los cepillos de dientes son herramientas, no juguetes, y que los bebés y niños pequeños deben ser supervisados ​​de cerca. Los más pequeños pueden practicar el movimiento de cepillarse los dientes, pero en última instancia, un adulto tendrá que cepillarle correctamente.

Sí, lo sabemos: Los bebés y los niños pequeños no siempre cooperan y puede haber algunos problemillas a la hora de lavarse los dientes. Sugerimos usar un enfoque “Primero esto, luego eso” para alentar la participación. Por ejemplo, “Primero, cepillaremos nuestros dientes, luego jugaremos a un juego”. De esta manera, la rutina de cepillado de dientes se convierte en una parte positiva del día, seguida de otra experiencia divertida.

Hay todo tipo de canciones para rutinas como lavarnos las manos y recoger nuestros juguetes, pero ¿qué pasa con las canciones sobre cepillarse los dientes? Aquí te dejamos algunos enlaces de canciones para lavarse los dientes, con la duración y el mensaje adaptado a la rutina de cuidado bucodental de los niños. (Nos encanta la de Rock’n Roll  J )

(Tu) La Actitud Importa

Los bebés y los niños pequeños, al igual que los niños mayores, son muy receptivos y sensibles a las actitudes y la energía de quienes los rodean. Cuando estamos relajados y felices, los niños son más propensos a estarlo. Pasa tiempo hablando con los niños (sí, incluso con los bebés y los niños pequeños) sobre la primera visita dental. ¿Hay algún atuendo especial para “ir al dentista”, o un libro para llevar? También puede pasar tiempo leyendo acerca de visitar al dentista y hablar sobre lo que el dentista hará para que estemos mejor y nuestra sonrisa esté muy cuidada. “El dentista contará tus dientes” o “Le vamos a enseñar al dentista lo bien que nos cepillamos los dientes”.

Puedes llevar a tu pequeño a las visitas dentales de los hermanos o a las tuyas para acostumbrarle a las vistas y sonidos de una clínica dental, y para ayudarlos a prepararse para su propia primera visita dental.

Elige una excelente clínica dental en la que confíes

Acabamos de decir lo importante que es tener una actitud positiva para ayudar a que un pequeño se sienta más relajado y cómodo en su primera visita dental. La mejor manera de garantizar una experiencia positiva es que tú también la tengas. Es por eso que es tan importante selecciones una clínica dental de confianza y en el tanto mayores como pequeños se vayan a sentir cómodos.  

primera visita dental

Aquí tienes algunos aspectos importantes a la hora de elegir una clínica dental de confianza para tus hijos:

Que esté situada convenientemente cerca de tu casa, escuela o trabajo: Los niños se encuentran en su mejor momento cuando frescos y descansados. Este punto es interesante para que las visitas a la consulta sean fáciles.

Citas flexibles: Todos estamos ocupados, y es útil cuando puedes encontrar horarios de citas temprano por la mañana, por la tarde a última hora e incluso los fines de semana que se ajusten a tu horario, incluidas las citas familiares.

Personal y médicos cariñosos, empáticos y con experiencia: Los dentistas, los higienistas y el personal no solo deben tener experiencia en técnicas y servicios dentales pediátricos, sino que también deben amar lo que hacen, y se debe notar.

Consulta agradable: Lo primero que ve un niño al entrar en una clínica de dentista, es eso, la clínica. Es importante que el espacio donde se tu hijo va a ser atendido por un dentista sea agradable, limpio, espacioso y con luz. Que tenga recursos para que los niños jueguen y se entretengan en la sala de espera también es interesante y las consultas de los odontopediatras suelen tener decoración adaptada para ellos, esto también les hace sentirse más cómodos.

Facilidades aptas para niños: Los chequeos dentales no tienen que asustar, pueden ser divertidos. Las consultas dentales orientadas a los niños, así como las técnicas positivas de refuerzo del comportamiento y las recompensas posteriores a la visita son excelentes maneras de ayudar a garantizar que cada visita a la consulta sea un éxito.

La odontopediatría está especializada en el trato y cuidado dental de los más pequeños haciendo sus visitas, cómodas, fáciles y divertidas. En la Clínica Beltrán nos tomamos a los niños muy en serio y trabajamos con odontopediatras que saben cómo hacerles pasar un rato súper agradable manteniendo toda la profesionalidad de los tratamientos.

Saber más sobre el servicio de odontopediatría de la Clínica Beltrán

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *