¿Qué es la enfermedad periodontal?

enfermedad periodontal

Si tus manos sangraran cuando te las lavas probablemente te preocuparías. Sin embargo, muchas personas piensan que es normal que sangren las encías cuando se cepillan los dientes o se pasan el hilo dental. Y no, no lo es. Puede ser un síntoma de la enfermedad periodontal.

Las encías inflamadas y/o sangrantes pueden ser señales tempranas de que tus encías están infectadas con bacterias. Si no haces nada para remediarlo, la infección puede ir a más. Ir a más significa que puede acabar destruyendo las estructuras que sostienen tus dientes al hueso de tu mandíbula. Puede llegar un punto que haya que extraerlos o que se caigan. Y nadie quiere que se le caiga un diente.

“Peri” significa alrededor, y “odontal” se refiere a los dientes. Las enfermedades periodontales se refieren a las infecciones de la zona de alrededor de los dientes. Esta zona incluye las encías, el “cemento” que cubre la raíz, el ligamento periodontal y el hueso alveolar. En la etapa más temprana de la enfermedad periodontal, la gingivitis, la infección afecta solo a las encías. En las formas más graves de la enfermedad, todos los tejidos de soporte están involucrados.

Se acepta que las bacterias de la placa dental son los principales villanos en esta película. Y poco a poco la investigación va descubriendo cómo una infección en las encías puede afectar a tu salud en general.

¿Qué es la enfermedad de las encías?

La enfermedad de las encías es una enfermedad inflamatoria que ocurre cuando las bacterias de la placa se alojan debajo de la línea de las encías y dentro y alrededor de las raíces de los dientes, produciendo toxinas que eventualmente causan que las encías se separen de los dientes. Como resultado, las raíces se debilitan y es más probable que los dientes se caigan.

En la gingivitis, es posible que observes signos como encías rojas, inflamadas o irritadas, o que tus encías sangren cuando te cepillas los dientes. También puedes notar que tus encías retroceden y más dientes quedan expuestos. Muchas personas pasan por alto estos signos tempranos de que algo está pasando, lo que facilita que la enfermedad progrese a la siguiente etapa, llamada periodontitis y bastante más grave. En esta etapa, los dientes empiezan a aflojarse e incluso pueden llegar a caerse, creando la necesidad de realizar implantes dentales.

¿Cuáles son las causas de la enfermedad periodontal?

La enfermedad periodontal es causada por bacterias en la placa de los dientes. La placa es una sustancia que se forma en los dientes poco después de cepillarse. En un esfuerzo por deshacerse de las bacterias, tus células de tu sistema inmunológico liberan sustancias que inflaman y dañan las encías, el ligamento periodontal o el hueso alveolar. Esto lleva a problemas como encías sangrantes e inflamadas, un signo de la gingivitis, que como hemos dicho es la etapa más temprana de la enfermedad periodontal.

En el momento en el que esta etapa no se ataca la enfermedad puede pasar a su siguiente fase, la periodontitis. Esta fase puede hacer que los dientes se suelten.

Puedes prevenir la enfermedad periodontal practicando una buena higiene oral y visitando a tu dentista de manera regular. Todos deberíamos ir al dentista al menos una vez cada seis meses. Pero si ya tienes esta enfermedad de las encías puede que necesites ir más a menudo para un seguimiento más controlado.

El cepillado diario y el uso del hilo dental, cuando se utilizan correctamente, pueden ayudar a eliminar la mayor parte de la placa de los dientes. Las limpiezas profesionales de tu dentista o higienista dental mantendrán la placa bajo control en lugares que son de más difícil acceso para un cepillo de dientes o el hilo.

Si te descuidas en la higiene oral o te saltas las visitas al dentista, la placa se acumula en los dientes.

Eventualmente, se puede llegar a extender por debajo de la línea de las encías. Las bacterias están protegidas allí porque ni tu cepillo ni el hilo dental llegan a eliminarlas bien. Y por último, si no se elimina esta placa, la bacteria va a continuar extendiéndose y la inflamación de las encías puede empeorar.

A medida que las encías se inflaman, sujetan menos el diente y estos se sueltan. Este proceso crea un espacio, una especia de bolsillo entre el diente y la encía. Las bacterias tienen entonces un lugar perfecto para vivir y reproducirse. Además, en esta fase la placa aumenta. Si no se trata, la enfermedad periodontal puede destruir el ligamento periodontal y el hueso alveolar, que es la estructura que sujeta los dientes.

Otra razón para eliminar la placa dental cuanto antes es que son el tiempo se endurece o se calcifica. Es lo que se conoce como sarro. Además, cuando llega el sarro la placa aumenta ya que el sarro tiene una superficie más rugosa que el esmalte, y en la que la placa se acumula más fácilmente.

Usar una pasta de dientes con prevención de sarro puede ayudar a disminuir la acumulación de placa alrededor de los dientes. Sin embargo, no puede afectar el sarro que ya haya empezado a acumularse debajo de la línea de las encías.

¿Cómo prevenir la enfermedad de las encías?

La prevención de la enfermedad de las encías es importante para tus dientes, pero también es importante para tu salud en general. Aquí tienes cinco pasos simples que puedes tomar para garantizar que tus encías se mantengan lo más saludables posible.

Cepillar y usar hilo dental: Esta es la mejor forma de prevenir la enfermedad de las encías es cepillarse los dientes correctamente y utilizar hilo dental con regularidad, pero para obtener los mejores efectos debes asegurarte de que lo estás haciendo correctamente para eliminar las bacterias en la línea de las encías y entre los dientes sin dañar las partes blandas, como las encías.

Hazte revisiones regulares: Ir a ver a un periodoncista con regularidad es algo primordial para los adultos ya que estos especialistas están entrenados para identificar los signos tempranos de la enfermedad periodontal incluso antes de que se noten los síntomas.

Dejar de fumar: Fumar disminuye la correcta circulación de la sangre que ayuda a mantener las encías sanas y también contribuye de manera importante a la enfermedad periodontal y a todas sus manifestaciones.

Vigila lo que comes: Alimentarse de manera equilibrada con muchas vitaminas y minerales es importante para mantener el tejido de las encías saludable y asegurar que pueda sostener tus dientes con fuerza y dificultar la aparición de enfermedades. Evita los dulces en la medida que puedas ya que las bacterias prosperan con el azúcar.

Chicles sin azúcar: Cuando no puedas cepillarte los dientes después de una comida, masticar chicle sin azúcar puede ayudar a promover la producción de saliva, de modo que las partículas de comida se eliminan y se restablece un ambiente sano en tu boca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *