Evolución de la Odontología

La odontología es una rama de la medicina especializada en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades y trastornos de los dientes y las encías, así como dolencias de la cavidad bucal y área maxilofacial. Juega un papel vital en el cuidado de la salud.

La historia de la odontología se remonta a 7000 aC en la civilización del valle del Indo (ahora Pakistán). Los investigadores especulan que los artesanos de cuentas usaron un taladro hecho con cabezas de sílex para quitar el esmalte dental y el tejido dental podrido. La evidencia demuestra que este procedimiento fue sorprendentemente efectivo.

 

Taladro dental portátil con pedal (1900-1910), Museum of Health Care # 010020064

Los primeros “dentistas” profesionales europeos eran conocidos como barberos-cirujanos. Los gremios de peluqueros y cirujanos eran prominentes en Europa a partir del siglo trece. En general, eran responsables del sangrado, las ventosas, las sanguijuelas, los enemas y la extracción de dientes. Sólo a principios del siglo XVIII surgió la profesión exclusiva de odontología.

Pierre Fauchard de Francia (1678-1761) es conocido hoy en día como el “Padre de la odontología moderna”. Cuando tenía 15 años, comenzó su entrenamiento quirúrgico en la marina francesa. Se interesó particularmente por las enfermedades de la boca ya que estuvo expuesto a varias enfermedades de los marineros mientras se encontraba en el mar. Destacado en sus viajes fue el escorbuto, la “enfermedad del marinero”, que se produce debido a una deficiencia de vitamina C. El escorbuto se caracteriza por la formación de manchas en la piel, encías esponjosas y sangrado de las membranas mucosas.

Después de dejar la Marina francesa, Fauchard comenzó a trabajar como dentista profesional en Francia. Su práctica floreció y se ganó una reputación prometedora como cirujano dental, atrayendo pacientes de todo el país. Fauchard compuso su propio tratado sobre los fundamentos de la odontología, Le chirurgien dentiste ou traité des dents (El cirujano-dentista, o Tratado sobre los dientes), en 1728. En él, Fauchard describió los fundamentos de la anatomía y fisiología oral.

Le chirurgien dentiste ou traité des dents de Pierre Fauchard (1728), http://www.hagstromerlibrary.ki.se

Su tratado incluyó una descripción detallada de los métodos para eliminar las caries y restaurar los dientes, tratar la enfermedad periodontal y realizar una cirugía de ortodoncia y reemplazo de dientes. Su enfoque científico e integral fue elogiado por otros profesionales médicos y sentó las bases para el futuro de la odontología.

A principios del siglo XIX, la tecnología dental avanzó rápidamente. Los científicos lograron avances importantes en el cuidado dental, particularmente en el desarrollo de prótesis: el médico italiano, Giuseppangelo Fonzi desarrolló dientes de porcelana con alfileres retenedores horneados, y Charles Stent de Inglaterra inventó el compuesto de impresión, un importante desarrollo para el futuro de las prótesis dentales.

Dentaduras de goma y porcelana (1850-1900), Museum of Health Care # 010020080

Tres estadounidenses también hicieron descubrimientos que avanzaron la odontología. Robert Arthur introdujo una lámina de oro cohesiva utilizada para procedimientos de soldadura y bases de prótesis. Horace Wells aplicó anestesia con óxido nitroso, una adición crucial (y ciertamente, bienvenida) a la odontología.

Máquina nitrosa (1914), Museo de atención médica # 010020449

Finalmente, Charles Goodyear inventó el proceso de vulcanización del caucho, que revolucionó los materiales utilizados en odontología.

La odontología se afianzó en Canadá a mediados del siglo XVIII. Cuando algunos dentistas europeos llegaron a la nueva colonia, los colonos rápidamente tomaron posiciones de aprendices. La odontología no se practicaba exclusivamente en Canadá hasta la segunda mitad del siglo XIX. Para la década de 1850, la odontología era practicada principalmente por cuatro grupos: médicos que realizaban tratamiento dental de emergencia; graduados de la escuela de medicina que tomaron alguna capacitación de aprendizaje y limitaron sus prácticas a la odontología; aprendices de dentistas que firmaron un contrato de trabajo; y dubitativamente entrenados itinerantes o “quacks”.

Hubo una creciente preocupación por el número de charlatanes que afirmaban ser practicantes serios de odontología a mediados del siglo XIX en Canadá. En respuesta, una serie de profesionales “serios” se encargaron de abordar el tema de la charlatanería y luchar por la legislación para regular la práctica. En 1867, el Dr. Barnabus Day, nativo de Kingston y graduado de la Universidad de Queen, convocó a una reunión de dentistas de Ontario en el Queen’s Hotel en Toronto el 3 de enero de 1867, lo que finalmente dio lugar a la Asociación Dental de Ontario. Con reuniones más frecuentes del comité y una gran cantidad de trabajo duro, el Dr. Day y sus asociados establecieron la Ley de respeto a la odontología, promulgada el 4 de marzo de 1868. Este proyecto de ley otorgaba plenos poderes para otorgar licencias y regular la odontología a una junta directiva elegida por el recién Estableció el Royal College of Dental Surgeons of Ontario (RCDSO).

La educación dental en América del Norte experimentó muchos cambios a mediados del siglo XIX. El Colegio de Cirugía Dental de Baltimore, fundado en 1840, se convirtió en la primera escuela de odontología del mundo. En 1867, Harvard University Dental School fue la primera escuela en otorgar el título de Doctor en Medicina Dental.

Para 1870, había un total de nueve escuelas de odontología en los Estados Unidos. Siguiendo este ejemplo, el siguiente paso para la odontología en Canadá fue el desarrollo de su propio sistema de educación especializada. En 1868, la Ley RCDSO permitió que la Junta de Dentistas de Ontario estableciera un DentalCollege en Toronto. En 1888, el Colegio se afilió a la Universidad de Toronto. Concedió 25 grados de Doctor en Cirugía Dental (D.D.S.) a los graduados en 1889.

En 1902, la Asociación Dental Canadiense (CDA) se estableció después de una conferencia de tres días con 350 dentistas, más del 20% de todos los dentistas en el país en ese momento.

Una preocupación importante a principios del siglo XX fue el desarrollo de la odontología militar. En respuesta a la falta de tratamiento dental durante la Guerra Boer (1899-1902), el CDA tomó medidas para garantizar que los dentistas estuvieran disponibles durante la Primera Guerra Mundial. El 13 de mayo de 1915, el Cuerpo Dental del Ejército Canadiense (CADC) fue autorizado para el servicio y fue responsable de proporcionar exámenes y tratamiento dental a todas las tropas canadienses. Fue la primera unidad de su tipo. Tras el éxito de esta división dental, el Canadian Dental Corps (CDC) fue llamado al servicio en la Segunda Guerra Mundial.

A lo largo de la guerra, este grupo de profesionales odontólogos capacitados se expandió rápidamente para incluir asistentes de laboratorio, que mejoran fundamentalmente la práctica de la odontología. En reconocimiento al servicio inigualable de los CDC durante la guerra, El rey George VI le otorgó al cuerpo el título “Royal Canadian Dental Corps” (RCDC) en 1947. Hoy en día, los dentistas militares canadienses operan como los Servicios Dentales de las Fuerzas Canadienses (CFDS).

Insignia del Royal Canadian Dental Corps (1947-1980), Museum of Health Care # 010020053

La odontología continuó expandiéndose rápidamente a lo largo del siglo XX. Surgió un número creciente de programas de posgrado que se especializan en diversos campos, entre los que se incluyen la radiología oral, la cirugía maxilofacial, la patología oral, la odontología pediátrica y la prótesis. Para promover altos estándares de especialización, el Royal College of Dentists of Canadá fue creado por el estatuto federal en 1964. Con esto, la profesión de odontología se expandió para incluir a varios trabajadores auxiliares, incluidos los higienistas dentales.

Como puede verse en esta breve historia, la odontología ha recorrido un largo camino desde que se usó el primer taladro dental hace miles de años. Ha experimentado grandes avances en tecnología, capacitación y regulación desde el siglo XVIII hasta nuestros días. Agradezcamos a todos estos desarrollos la próxima vez que estemos sentados en el sillón del dentista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *